Tomohiko ~

18 Oct

Un suceso muy interesante que me ocurrió en mi estadía en Japón este año fue el día en que conocí a Tomohiko.

Mientras yo estaba en Japón, mi novio continuaba con sus cuestiones en la universidad -entre otras cosas- y yo pasaba algún tiempo sola. Un día que me sentía especialmente molesta decidí salir a la estación de Okayama, que tiene una especie de centro comercial, yo sola y como no sabía llegar, tomé un taxi.

Ya en la estación no sabía qué hacer, podrá sonar dramático y todo pero me sentía sola y viendo a todo el mundo con amigos y bastantes jóvenes pues no ayudó mucho a mi ánimo.  Decidí sentarme en un sillón negro justo fuera de un restaurant de Ramen decidiendo si entrar a comer o no, debido a que aunque no había comido nada en todo el día, me sentía algo triste y por lo tanto sin apetito. En ese momento veo pasar a un muchacho de pelo largo y bastante delgado. Vio a mi dirección y luego pasó de largo con una persona. Pasó algunas veces por delante de mi con aquella persona que ahora no puedo recordar su aspecto, pero estoy segura de que era una mujer, creo que una señora.

Luego de eso, pasa un rato en el cual estaba pensando en la inmortalidad del cangrejo y el mismo muchacho se sienta al lado mío en el sillón. No pensé en nada en específico sino hasta cuando se acercó poco a poco hacia mi en el sillón. Casi indiferente, como disimulando. Pasaron dos segundos hasta que me tocó el hombro y decidió hablarme.

Hablaba muy poco inglés, aunque con su poco inglés y mi poco japonés logramos conversar un rato. Era súper tímido al hablar y ahí me di cuenta que le había costado mucho sentarse ahí y hablarme, así que intenté ser simpática. Hablamos un rato y pues me pareció buena persona y debido al hecho de cómo me sentía… pues sentí que al menos alguien quería hablarme, así que creo que por eso me aferré a hablar con él y hasta accedí a comer en un restaurante con él.

No sé qué me pasó, no es que fuera nada malo pero me parece que él calculó mucho para acercarse a hablarme y pues no sé, no creo que hubiera aceptado su invitación en otras condiciones, pero sucedió. Salimos de la estación mientras hablábamos, cruzamos la calle hacia el restaurante de Ramen que estaba bastante cerca y entonces intentó abrazarme. Yo lo aparte y lo intentó otra vez y lo volví a apartar… Y él ya sabía que yo estaba con mi novio allá; el punto es que no intentó hacerlo más cuando yo puse límites claros y pues sólo se comportó amablemente mientras yo comía y hablábamos.

Luego de que decidimos irnos, intentó pedirme mi número de teléfono, pero la verdad es que no tengo, por lo menos no en Japón y el único con el cual podría comunicarme con él sería el de mi novio… Él, por supuesto, no aceptaría el de mi novio y aunque sabía eso, se lo ofrecí…

Cuando llegué le conté todo a mi novio, quien se encontraba en casa en ese momento. Él simplemente se rió y me dijo que no debería ser tan amable con extraños… Yo simplemente pienso que todo eso pasó debido a mi estado de ánimo y que yo tenía una cara muy larga cuando él me vio. A lo mejor, todo hubiera sido muy distinto, estando yo en otras circunstancias….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: